lunes, 19 de enero de 2009

Wetamir VII - La gilipollez del hombre

Toda esa gilipollez de fingir la seguridad en uno mismo, esa regañina insolente con la que mucha iluminada de los cojones piensa que nos descubre la pólvora en este foro, el puto anuncio del niño con aparatos y su puta madre... basura todo.

La seguridad en uno mismo no se puede fingir. La seguridad en uno mismo nace del éxito, de las metas conseguidas, de coger confianza tras superar una barrera y otra y otra y otra... es entonces cuando uno se considera capaz de acometer otros desafios. Asociarlo a sus dotes de amante, miembro viril, ect... Otros obtienen su confianza de otras fuentes, pero sale de ahí, de victorias y logros.

Ahora bien, también leemos mucho que las tias huelen esas cosas, que las mujeres tienen un hipersentido capaz de distinguir a un ganador de un desesperado, basura todo.
-"Las mujeres huelen mi desesperación, ergo no follo."
Es muy fácil decirlo, es muy fácil excusarse y soltar mil chorradas para justificar fracasos, hasta he visto a necias en la BBC diciendo que poco mas que tienen superpoderes a la hora de juzgar a un hombre, mierda todo.

Si las mujeres fueran la mitad de intuitivas que aseguran ser aquí no follaba ni cristo. Son frágiles y dementes, como bien sabemos y fáciles de engañar debido a su predisposición, de hecho, quieren ser engañadas, para ellas es el colmo de las dotes del puto jefe de la manada que buscan.

Por supuesto la pose de seguridad en uno mismo es tremendamente cómoda para ellas, que solo tienen que reclinarse y disponer de las propuestas, por eso la demandan, la exigen, la piden a voz en grito como últimamente. Por pedir, esta pandilla de niñas mimadas os piden cómo quieren que seais. El caprichito de hoy es que no seas tú mismo sino que intepretes al Bánega literario que hace que me moje.

Tirarse el falso rollo de seguridad en uno mismo, fingir malamente como un gilipollas que uno es un triunfador es el camino directo al fracaso mas ridículo. Dejarlas juzgar es el error, dejar que piensen es el error, darles capacidad de usar su criterio femenino es el error.

1 comentario:

  1. ¡carajo! ¿y hasta ahora vengo a leer esto?, puto wetamir, que ... no tengo palabras para describir lo bien que le atinaste, ellas son mas imbeciles de lo que se creen como dice este gran autor "La mujer es un vulgar animal del que el hombre se ha formado un ideal demasiado bello." Gustave Flaubert

    ResponderEliminar