viernes, 3 de abril de 2009

Black Adder I - El pagafantismo

El pagafantismo, complejo fenómeno el que nos ocupa. ¿Qué podría añadir yo que no hubiéseis comentado en profundiad anteriormente? Dejando de lado que debe de ser este uno de los temas más masticados, me encuentro en las condiciones óptimas y necesarias para añadir nada más que un pequeña puntualización a lo que habéis dicho.

Las mujeres nunca, jamás entenderán -ni querrán entender, pero esa es otra- lo que supone ser el agente activo del pagafanteo, dícese del pagafantas. Tan sólo se trata de aguardar y mantenerse al acecho de una tipa que nos atrae, ¿no?. No hay nada de complicado en eso. De hecho ellas juguetean con ello constantemente, manteniendo siempre bien sujeta la cuerda para tirar de la perra antes de que la muerdan. Pasarse largas, eternas temporadas estando pendiente de una hija de puta y de sus neuras, problemones, trivialidades, incongruencias y contingencias varias a cambio de una palmadita en la espalda, una sonrisa amable de vez en cuando, un "ser especial". ¿Dónde está el problema?

Y es que las mujeres son flores silvestres a las que hay que regar de vez en cuando, su puta madre en bicileta oiga. Que son seres de luz, que no tienen deseos sexuales como el que más, que admitirlo sería rebajarse hasta el nivel de ser una fracasada perdedora desesperada y por ello es mejor reprimirse, hay que dejarse hacer, pero tampoco mucho que una no se vende barato. Que necesitan tiempo y a lo mejor, SÓLO a lo mejor y si la pilláis en el día oportuno, en el momento del período justo y adecuado a una temperatura óptima, con los cubatas suficientes de por medio, si y sólo si se produce una conjunción planetaria de Saturno con Marte en la estela de Orión, hoy la princesa se deja follar. Quién sabe. Igual no, y prefiere reprimirse como lleva haciendo toda su vida sólo para ver la cara de gilipollas que ponéis después de haberla invitado a barra libre desde hace cuatro horas.

Es que hay que ver, qué santos cojones los nuestros, qué impaciencia. Ansias, que sois unos ansias. Si es que no tiene nada de malo dejarse la dignidad y la autoestima en un proceso de consumo de moral polinómicamente voraz, ataros emocionalmente a una puta zorra de mierda que sabe perfectamente a lo que juega y que no dudará en exprimiros hasta la última gota mientras le seáis útiles. Si es que ya estáis tardando en invertir en cafetillos de pascuas a ramos, por si las moscas dice, como buenos ligones profesionales. Abonando otras tierras. Y si al final se dejan pues lo amortizamos, y si no pues no pasa nada, nos sobra el tiempo y las ganas y los desplantes nos saben a gloria, que para eso estamos, para aguantarlas. Con la única puta diferencia que nuestra "profesionalidad" en el ligue subvención de caprichitos mediante no se verá recompensada con su homóloga en el terreno sexual, que de intercambio nada pues ellas no son putas, qué te has creido. Que para no servir no servís ni para meretrices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario