sábado, 5 de septiembre de 2009

Saca al tarado IV - La clienta

Les sugiero que echen un vistazo a la cartelera de cine de este viernes. Se estrena a bombo y platillo "La clienta", película de la que probablemente sea perfecta muestra su cartel: cincuentona de buen ver se recuesta juguetona sobre un diván mientra en primer plano se ve la mano de un hombre, desnudo de cintura para arriba, que se introduce unos billetes en el bolsillo. Los pantalones son unos vaqueros, clara sugerencia de que se trata de un hombre joven, probablemente entre los veintipocos y los treinta y alguno.

Ella se muestra, cómo no, divertida, probablemente tanto como la directora de la película al parir el asunto, quien ha pretendido -afirma- reflexionar no sólo sobre la prostitución masculina sino acerca de la soledad de las mujeres.

Después por tanto del bombardeo mediático acerca de lo repugnante, asquerosa, alienante y esclavista que es la prostitución; tras recibir día sí y día también mensajes relativos a que el hombre que recurre a ella es un individuo emocionalmente insuficiente, sentimentalmente lastrado y socialmente apestado llega este cartel para decirnos bien a las claras que en cambio ellas lo que buscan es compañía, que no está mal echar una canita al aire, que ellas son modernas y liberadas, que el asunto puede ser incluso divertido; tal vez la película nos cuente en el fondo que para la coñocracia está bien recurrir a un gigolo, porque seguro que en tal caso no es vicio sino terapia, claro.

En definitiva, una vuelta de tuerca más de estas hijas de puta, y las que quedan.

7 comentarios:

  1. Esta clase de películas lo único que hacen es alimentar más el ego feminista y hundir más a los hombres influenciables.

    Triste sociedad esta.

    ResponderEliminar
  2. Interesante entrada. Pero hubiese estado bueno que agregaran links a información sobre la película y al afiche de cartelera del que hablan.

    La diferencia entre los puntos de vista con los que son considerados estos asuntos, para hombres y para mujeres, es, más que indignante, hilarante (al menos para mí).

    ResponderEliminar
  3. Estas cosas no deberían tomarse con humor, que a fin de cuentas ni siquiera tienen gracia. Eso es lo que ellas quieren y lo que siempre hacen: aprovechar sin ningún escrúpulo la exacervada e inmerecida consideración en que siempre han tenido por el simple hecho de tener un apestoso coño entre las piernas para hacerse las locas y las inocentes y con el jijí y el jajá colarnos su convenido relativismo con completa naturalidad.

    Asñi sólo se consigue que las feministas y demás escoria nazi vayan a más.

    ResponderEliminar
  4. Hombre que pone los cuernos = cabrón
    Mujer que pone los cuernos = liberada que explora su libertad sexual

    Hombre que va de putas = salido de mierda que quiere a la mujer como objeto.
    Mujer que va de gigolos = Mujer liberada que explora su libertad sexual.

    Hombre con piso propio y trabajo que pasa de relacciones serías = cabronazo egoista que no quiere a nadie en su vida porque seguro que es un machista, maltratador y un salido.
    Mujer con piso propio y trabajo que pasa de relacciones serias= Mujer liberada del yugo machista del patriarcado que vive su vida a su manera y disfruta y explora su libertad sexual y personal.

    Y podríamos seguir....

    ResponderEliminar
  5. Y podrías seguir y no te faltaría razón, la doble moral de la mujer actual es condenable y despreciable, quieren ser como nosotros pero siempre con motivos más nobles.
    Os lo resumo, TODAS PUTAS.

    ResponderEliminar
  6. Os saludo, y os invito a visitar mi blog:
    http://esascampeonas.blogspot.com/
    Hay que extender la verdad por todos los rincones, y empezar a pararles los pies a estas hijas de puta.

    ResponderEliminar
  7. añado una nueva sección de enlaces, para que este circulo misogino no pierda fuerza.
    Di no a la ginecocracia imperante!

    ResponderEliminar