martes, 7 de septiembre de 2010

El profeta I - Los pilares de la mierda

El orden natural no es justo, no necesita serlo, la moral y los principios son asuntos intelectuales, no biológicos y en la mayoría de los casos pesados lastres que obstruye el fluir natural de los acontecimientos y la lógica evolutiva. La genética establece unas jerarquías, dota a los individuos y a los géneros de unas cualidades muy precisas y escasamente dúctiles. La eficacia lo justifica y ampara todo, mientras la vida siga fluyendo y la especie perpetuándose; mientras los portadores de la mejor herencia la sigan transmitiendo a las hembras más sobresalientes, las razones de la naturaleza no deben cambiar.

Durante siglos, bajo la pátina de la civilización, detrás de los balbuceos artísticos y las piruetas filosóficas, persistía un orden, se respetaba inconscientemente un equilibrio dentro del cual cada individuo, cada hombre y cada mujer actuaba en correspondía con sus aptitudes naturales. Las catedrales se elevaban hasta el cielo, las molécula se sintetizaban, los transatlánticos derribaban las fronteras oceánicas y la vida se alargaba gozosamente décadas y décadas. Todo era perfecto, el mundo era más brillante y mejor y la raza se multiplicaba y optimizaba con los siglos. Había cambiado el escenario de nuestra existencia, pero el elemento esencial perduraba y daba frutos.

Las últimas décadas del siglo XX constituyen un hecho inédito dentro de nuestra especie. Por primera vez en la historia, al margen de las necesarias excepciones regias y nobiliarias, más allá de las extravagancias palatinas y literarias, se institucionaliza la igualdad, se neutraliza normativamente, apelando a principios morales y a un sentimiento inconsciente (en el doble sentido de la palabra) de justicia, la necesaria desigualdad entre los individuos y los sexos. Hombres y mujeres, tan diferentes en lo físico y en lo psíquico, son estandarizados, desnaturalizados, convertidos en maniquís de exposición, inexpresivos e inermes. El macho es castrado y la mujer inoculada con el virus de la autorealización y la visibilidad social y profesional.

Nos encontramos una sociedad de mujeres con el coño rugiendo, bramando, queriendo expulsar miriadas de cachorros humanos, que sin embargo debe taponarse los oídos para no abandonar su derecho a la paga extra y el coche de empresa. Nos encontramos una sociedad de machos feminizados, quejumbrosamente sensibles, adocenados, atenazados por los síndromes, los complejos y las neurosis. Hay llantinas, rabietas, cañonazos y sainetes; el ser humano esta desubicado, ha perdido el contacto con su esencia, se ha robotizado y caminamos hacia el androgenismo final y apocalíptico. El amor ha muerto, la pareja ha muerto, la familia ha muerto y finalmente, nuestra sociedad y nuestra civilización, sustentada soterradamente sobre estos principios, camina hacia el desastre y la extinción. El día que el feminismo tomó el poder se abrió la primera grieta de estas ruinas que habitamos.

8 comentarios:

  1. Tristemente cierto. Lo malo es que ya es imposible revertir el proceso. Lo curioso es que esto ha sucedido solo en la sociedad occidental "avanzada". Lo único que podría mejorar esto es la educación, pero tal y como va la cosa, negro futuro se ve.

    ResponderEliminar
  2. El feminismo nace como un movimiento para dar la LIBERTAD a las mujeres de ELEGIR no para obligarlas a ellas a desempeñar papeles para los que no estan cualificadas ni para feminizar a los hombres.

    Habrá mujeres que desempeñen el Rol masculino mucho mejor que muchos hombres y viceversa. Se trata de que somos personas, no géneros. Soy persona antes que mujer. Por lo que cada uno debería poder elegir desempeñar el papel para el que está mejor preparado dejando de lado el sexo.

    ResponderEliminar
  3. ¿las mujeres son personas?

    ResponderEliminar
  4. El feminismo no va de que las personas desempeñen los papeles para los que están mejor cualificados, eso es lo que se hacía antes de aparecer el feminismo, reinas, santas, taberneras, hacendadas y alcahuetas siempre las hubo. Entonces no mintamos, que el feminismo de lo que va es de igualdad (¿?), cuotas paritarias y beneficios exclusivos para las mujeres, tratamiento discriminatorio a favor (todavía más)para las mujeres y criminalización de los varones con leyes de peligrosidad, derecho penal de autor y presunción de culpabilidad. ¡Que aún tenemos ojos en la cara para ver y la cabeza sobre los hombros, muy equilibradita! ¡Que no todo el mundo es periodista, político o subvencionado!

    ResponderEliminar
  5. Venga ya. el profesor RAhmanicus ese estará de coña, ¿no? Si vamos, es que en la Edad Media la mujer y el hombre erna iguales, como había taberneras, hacendadas y alcahueltas...No, qué va, no estaban sometidas a su marido/padre/hermanos. De verdad que no. Por eso las mujeres escritoras se tenían que poner un pseudónimo de hombre para que les publicaran sus obras. Por eso la alfabetización ha sido más tarde en mujeres que en hombres y un larguiiiiiiisimo etc.
    Usted habla de feminazismo, señor mío. El feminismo es ser todos iguales, punto y fin. Habra un libro de historia y culturícese un poco, porque cabeza sobre los hombros tendrá, pero más que tenerla equilibrada la tiene de adorno.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. (se me ha escapado ese Habra, lo siento. Evidentemente, quería decir abra.

    ResponderEliminar
  7. De lo mejor que he leido en un tiempo. Lastima que este blog este abandonado...

    ResponderEliminar