jueves, 26 de marzo de 2009

Diezepam I - Las dos tetas...

Hace ya unos años creía en esto de encontrar a tu chica ideal y que el mundo estaba lleno de mujeres maravillosas que buscaban un hombre que las quisiera y les diese sus mimitos. También pensaba por supuesto que aunque el físico era algo importante, la personalidad podría suplir en buena medida estos efectos, ya que una mujer lista y responsable valía mucho más que una que estuviese buena. Sin embargo trás varias experiencias me fui dando cuenta de lo equivocado que estaba. Me di cuenta de que la mayoría de tías que conocia ( más las que no conocia pero sus actos me llegaban por oidos de mis colegas o leo en este mismo foro ) eran unas pedazo de hijas de puta caprichosas que se dedicaban a juguetear con los hombres y luego dejarlos tirados cuando encontraban un nuevo juguetito bastante más bonito y molón que el anterior. Además muchas de las que aparentaban ser unos angelitos que no habían roto un plato luego eran mucho más cabronas, hijas de puta y zorras que las que iban de " liberales " y eran tildadas de guarras por ellas mismas ( claro que las santitas siempre tenían justificaciones del tipo "es que iba borracha", "tuve una nochecita loca" y demás bobadas ). Por eso yo desde hace un tiempo me fijo en una cualidad con la que es muy díficil que me engañen el físico que si que una mujer puede usar rellenos, maquillajes y demás, pero una mujer fea lo tiene díficil de disimular y una vez vistas en la playa o en pelotas el engaño desaparece, cosa que no pasa con la personalidad hasta que te pegan una puñalada por la espalda. Ojo que he conocido a mujeres que eran una maravilla de personas y a tíos que son verdaderos hijos de puta, pero nose porque en el mundo femenino encuentro a muchas más hijas de puta que en el masculino. Y este es el motivo por el que si una tía no me entra por los ojos no me liaría casi nunca con ella.

3 comentarios:

  1. Magnífico blog sin tapujos sobre la chochocracia española.
    Seguid así chavales!!

    ResponderEliminar
  2. Haciendo análisis y recuento, a lo largo de mi vida me he sentido ninguneado muchas mas veces por mujeres que por hombres. Los hombres normalmente hacemos bromas entre nosotros y más de buen rollo. Cuando una mujer "bromea" lo hace con intencion de hacer daño, de meterte una puñalada de la que no te puedas levantar.

    ResponderEliminar
  3. Plubliquero de, MIERDA!

    ResponderEliminar